VERON11

VERON11

LA TRIBUNA

viernes, 25 de marzo de 2016

Lombardi, ex Pte. de Estudiantes: "El objetivo era desacreditarnos y condenarnos"

 El expresidente de Estudiantes de La Plata, Enrique Lombardi y un grupo de dirigentes que lo acompañó, suspendidos por el Tribunal de Disciplina del club por anomalías encontradas en su gestión, estudian apelar la medida ante la comisión directiva que preside Juan Sebastián Verón y no descartan someterse a ella en una asamblea de socios.
Lombardi, en diálogo con radio La Redonda, de La Plata, puntualizó: “Estábamos condenados desde antes que comience todo este proceso, porque el objetivo de movida era desacreditarnos y de eso no tengo ninguna duda”.
“Nosotros damos la cara ante cualquier circunstancia y no tenemos problemas en explicar punto por punto todo lo actuado. Les dejamos un club ordenado, jugadores para vender como lo hicieron y un estadio en construcción, algo que hoy está parado”, sostuvo Lombardi. “Nosotros fuimos decentes no sólo cuando estuvimos en el club, lo somos de toda la vida. Estoy dolido porque esto es político y hay una intencionalidad política que realmente desconozco”, apuntó.


Por su parte Sergio Di Bella, exprosecretario de finanzas del club, remarcó que “Verón no le perdona a Lombardi que se haya presentado a las elecciones y cuando la ira se convierte en odio genera bastante caos”.
Luego afirmó que “fue una decisión injusta la que tomó el Tribunal de Disciplina. Por eso estamos dispuestos a realizar una apelación y contestar punto por punto. No hicimos nada para perjudicar al club”.
El dictamen del tribunal disciplinario fue suspender por 180 días como socio a Enrique Lombardi y al exsecretario general, Carlos Botassi; por 50 días a uno de los exvicepresidentes, Gerardo Villadeamigo; y por 30 a otro exvice, Oscar Casata, a Sergio Di Bella y a Néstor Cipriano.
Asimismo se castigó con una amonestación a César Liberatore, exdirectivo que fue adjudicatario de una licitación directa en las obras del estadio, algo que el estatuto del club prohíbe.
Las mayores acusaciones están centradas en gastos por el estadio sin documentación respaldatoria, firma de contratos a valor de “dólar blue” para los jugadores Diego Vera y Matías Aguirregaray, y emisión de cheques previos a la entrega del mando, entre otras anomalías.

No hay comentarios: