VERON11

VERON11

LA TRIBUNA

sábado, 19 de marzo de 2016

Estudiantes es una realidad grata y se afirma en su casa

 En el estadio Único, donde no suele fallar, el León superó por 2-1 a Defensa y Justicia y alcanzó transitoriamentela cima de la zona 2, que comparte con Lanús; con un juego sólido e intérpretes talentosos, marca el camino

El impulso de la victoria clásica, evidentemente, fue determinante. Estudiantes dejó de ser un equipo en construcción para convertirse en una promesa que se afirma, que se fortifica en una estructura sólida, convencida, con intérpretes rápidos y peligrosos. No fue un triunfo más el de anoche, el 2 a 1 conseguido contra Defensa y Justicia. Primero, porque estaba en desventaja y no es sencillo en el fútbol local dar vuelta un resultado. Después, lo más importante: alcanzó a Lanús en la cima de la zona 2, aunque con un partido más. Se avecina Estudiantes, un equipo que suele entender de qué se trata pelear en las alturas.
Al León, el estadio Único le sienta muy bien. Sus dos primeras fechas como local fueron en la cancha de Arsenal y sumó apenas un punto de seis: perdió por 1-0 contra Lanús y sacó un 1-1 con Tigre. En cambio, disfrutó las dos jornadas siguientes en el Ciudad de La Plata y tuvo 100 % de efectividad, con dos amplias victorias: 4-1 sobre Argentinos y 3-0 frente a Gimnasia. Y el triunfo de anoche.


¿Cuál había sido su último partido en este mismo escenario en 2015? En la fecha 28 del torneo pasado: 4-1 a Quilmes, cuando, además, le cortó el invicto al equipo que dirigía Facundo Sava.

Foto:LA NACION

¿Cuántos partidos protagonizó en total en este escenario? Fueron 171 (cinco de ellos, como visitante de Gimnasia), y cosechó 98 victorias, 45 empates y 28 derrotas. Está claro: para Estudiantes resulta una fortaleza, más allá de que conserva el anhelo de volver a su casa, la de 1 y 57.


Unos 236 millones de pesos invertirá el club para culminar las obras, en teoría, durante este año. Se mantendrá el nombre "Jorge Luis Hirsch" (homenajea a un presidente de los años treintas), y Juan Sebastián Verón suele afirmar: "Se lo inaugurará terminado, no a la mitad. Y será uno de los mejores de Sudamérica". Mientras, la pasa 10 puntos en este magnífico escenario.
El espectáculo de anoche fue entretenido, de principio a fin. Con algunos errores, es cierto, pero el vértigo, la intensidad, el peligro y las emociones estuvieron en casi todo momento. La audacia, de unos y de otros, marcó la tendencia principal, con una energía que no claudicó hasta el final.


Defensa y Justicia sorprendió al principio: un zurdazo de Bordagaray acabó una interesante acción colectiva, basada en la inspiración y en el libreto. Un sello del noble equipo de Florencio Varela, que saca provecho de sus intérpretes hábiles en pos de una estructura basada en el trabajo global de la semana. El pizarrón al servicio de la creación del futbolista.
No baja nunca los brazos Estudiantes. Menos en su lugar, con su gente. También producto de una combinación ofensiva con fundamentos tácticos, Viatri consiguió el empate debajo del arco, aunque la acción debió ser anulada por una mínima posición adelantada. Sorpresa y esfuerzo de Estudiantes para arrinconar a su presa, y lentitud e ingenuidad en el momento del retroceso de Defensa. Algo que volvió a pasarle, con una dosis mayor, en el segundo tanto platense.
Defensa suele salir con la pelota al piso. Jugar, tocar, buscar los espacios. Un error en la salida, sin embargo, convirtió la interesante decisión en un gol... en contra. Solari aprovechó el descuido y anotó con convicción.
El desarrollo siguió con un interesante ida y vuelta. Estudiantes estuvo cerca de aumentar y Defensa, con acciones más claras (un disparo de Delgado, un remate de Bordagaray), casi empató el partido.
Sin embargo, no hubo más goles. Defensa extravió algunas credenciales que lo convirtieron en una suerte de revelación y deberá empezar a recuperar la confianza. Estudiantes anda en otro asunto: cómo mantener la ilusión de algo más de media ciudad con fundamentos sólidos.

No hay comentarios: