VERON11

VERON11

LA TRIBUNA

domingo, 28 de febrero de 2016

APUNTES DEL PARTIDO DE ESTUDIANTES VERSUS ARGENTINOS



POR: Walter Vargas
Por estos días, entre otras hay dos cosas que pueden resultar gratas: que baje un poco la temperatura y ganar dos partidos seguidos.
-La impronta, el porte, el estilo y la estética de un equipo se tejen en el mediocampo, pero los partidos se ganan o se pierden en las áreas. En ese contexto la contundencia no es la sal del plato: es el plato propiamente dicho. Terminar 3-0 el primer tiempo está muy bien. 
-(Conste: hoy jugó contra la defensa más suicida del campeonato). 
-Da toda la sensación de que Estudiantes crece y se vuelve muy peligroso cuando recupera la pelota y ataca los espacios. No se trata de que sea un equipo contraatacador. No lo es. Más bien es un equipo proclive a presionar, (una presión mediana, digamos: ni tan alta como prescribe el abecé bielsista ni tan baja como la de los equipos que confían en un reagrupamiento más sosegado), pero las características de algunos de sus jugadores determinan el potencial y el horizonte. Solari, Cavallaro, Quintana, he ahí tres ligeritos determinados para ir a los bifes. Sumaría un cuarto, Sánchez, menos importante cuando sube con la pelota que cuando se ofrece en la calle despoblada. 
-La línea de presión y de recuperación de la pelota con buen destino posterior depende sobremanera de un veterano de 19 años: Ascacíbar. Nada puedo hacer por quien no tome nota de que el Rusito es el jugador más inteligente de Estudiantes. Y dueño de una técnica poco observada por la hipnosis que genera la devoción por el corre y raspe. Van dos ejemplos del primer tiempo: corte y asistencia primorosa para que Quintana quede mano a mano con el arquero. Corte y pase con borde externo, desde 30 metros, para dejar a La Gata solo-solo en posición de extremo derecho.
-Ascacíbar al margen, los otros cuatro más destacados fueron, en orden impreciso, Quintana, Cavallaro, Sánchez y Fernández.
-Quintana: en dos partidos hizo más goles que decenas de delanteros de Estudiantes en una temporada o más. Abrió el partido con una acrobacia francescoliana. Hace de todo un poco y casi todo sorprendentemente bien. A eso lo llamo jugar bien al fútbol. No es poco.
-Cavallaro: es livianito y lagunero, pero reconozco que tiene dos valores que cotizan en la Bolsa: cambio de ritmo lanzado en velocidad y buen remate al gol. 
-Sánchez: es menos de lo que parece y de lo que ven en él muchos hinchas del Pincha, pero juega sin complejos y sabe llegar al fondo. En otra vida debe de haber sido wing. Añado la sencillez con que resolvió el mano a mano del cuarto gol. 
-La Gata: jugó muy mal cuando ya no había partido. Jugó muy bien cuando había que jugar: intervino en tres de los cuatro goles. 
-Alarma: demasiadas grietas entre el doble cinco y los centrales. O se circunscriben esos incendios que genera cualquiera que pesque el desliz (hoy fue Cabral) con una mayor cercanía, o se aceitan más los auxilios de los volantes externos y los laterales (menos oficio en Sánchez que en Diarte, que fue 6), o un poco de cada cosa. 
-Bienvenidas la salida prolija desde el fondo…. Hasta cierto punto. Si te la roban una vez, si te la roban dos, en la tercera tomá un bondi alternativo. Convicción rima con obcecación.
-Bienvenido Tití Rodríguez, una de las tres joyas del semillero. Conforme avance el torneo será muy importante.

No hay comentarios: